Crítica "The East"



The East (Zal Batmanglij, 2013)
El eco-terrorismo blando


Sinopsis
La antigua agente del FBI Jane (Brit Marling) ha iniciado una nueva carrera profesional en Hiller Brood, una elitista e implacable agencia de investigación privada cuyo objetivo es salvaguardar los intereses de su clientela, compuesta principalmente por empresas de primera magnitud. Especialmente escogida por la mandamás de la agencia, Sharon (Patricia Clarkson), para una codiciada misión, Jane adopta una falsa identidad, Sarah Moss, con el fin de infiltrarse en The East, una escurridiza organización anarquista que pretende vengarse de grandes corporaciones a las que responsabiliza de servir de tapadera de actividades criminales. Allí se encuentra con Izzie (Ellen Page), el médico del grupo Doc (Tobby Kebbell), con la hacker Tess (Danielle Macdonald) y su carismático líder, Benji (Alexander Skarsgard) Jane comenzará a sentir afinidad por los miembros de la organización y por su idología.

Crítica
Si nos espías, te espiaremos…

De nuevo, como en Sound of my voice (2011), Zat Batmanglij ha unido fuerzas con la productora, escritora y también (ojo!) actriz Brit Marling. Parece que sus películas sean como sus hijos. Si en algo destacan es por ese sabor indie que marcan sus películas y si en la primera ocasión sorprendieron al público por su colaboración en un psycothriller fascinante, su segundo hijo no se queda atrás. Aunque es bastante menos impactante.

The East es el resultado de una correcta combinación de intención crítica y activismo. Porque si hay una palabra que defina a esta película es esa: correcta. El guión orquestado por Marling y Batmanglij reúne compones de intriga, amor y crítica. Algo que debería funcionar a la perfección a la hora de narrar una historia pero que deja al espectador con un final despegado. Técnicamente The East no tiene ningún fallo, pero tampoco destaca por ello; un correcto montaje, una música correcta (muy indie, como no) e interpretaciones correctas donde destacan especialmente Ellen Page y la propia Brit Marling.

Tal vez demasiado correcta para mi gusto, el mensaje de la película es claro: Nos estamos cargando el planeta y eso tendrá consecuencias. Incluso el activismo de la película es bastante comedido en comparación con otras películas que tratan el eco-terrorismo y sin duda no son tan malos como se pintan. La vida en el grupo aparece como un mundo idílico parecido al jardín de las delicias, aunque sin distanciarse de sus particulares dramas.

Y es que The East se posiciona del lado de los terroristas ecológicos en cuanto a ideología pero no respecto a sus actos. El mundo empresarial, al que atacan, se representa como los verdaderos terroristas de la película, y los activistas acaban por ser los más humanos. Y si es por algo que destaca The East es por la crítica que realiza a este mundo al que tachan de inhumano e hipócrita. Es lo único en lo que no se han comedido y por ello es lo más interesante de la película.

Si vais a verla pensad que no vais a ver una película comercial, vais a ver una película políticamente clara. No busca entretener, pretende concienciar. Aún así, no es una película difícil de ver y que recomiendo ver. Es difícil encontrar películas que hablen de estos temas y con un guión tan concienciado.


Nota: 7/10

siguenos en : facebook