Crítica: Elysium

Elysium (2013)
“Entretenida aventura de ciencia-ficción futurística”
Sinopsis:
En el año 2159, los seres humanos se dividen en dos grupos: los ricos, que viven en la estación espacial Elysium, y todos los demás, que sobreviven como pueden en una Tierra devastada y superpoblada. Rhodes (Jodie Foster), una dura gobernante, promueve una rígida ley anti inmigración, cuyo objetivo es preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de la estación espacial. A pesar de ello, los habitantes de la Tierra harán todo lo posible por emigrar a Elysium. Max (Matt Damon) acepta una misión casi utópica, pero que, si tuviera éxito, significaría la conquista de la igualdad entre las personas de esos dos mundos tan opuestos.

Crítica:
Elysium, una de esas súper producciones de Hollywood de la cual llevamos meses oyendo, sin tan si quiera estar en taquilla, según las expectativas creadas, nadie dudaría en decir que esta película competirá por el podio en el género de acción este año, contra producciones como Pacific Rim o World War Z… Como las comparaciones son odiosas, intentare basarme en el film en sí mismo sin compararlo con el resto del género.
A primera vista, Elysium llama la atención por diversos motivos, los cuales le servirán para evitar que esta película se hunda en el pozo del olvido. Entre estos, se encuentran aspectos típicos como, la fama adquirida de su director Neill Blomkamp, en parte gracias a su obra Distrito 9. O por otro lado, su ficha artística, en la cual se puede observar nombres reconocidos en la industria del cine, como Matt Damon, protagonista y encargado de cargar con todo el peso de la historia, o Jodie Foster.

Por otro lado, están aspectos mucho menos comunes en una película de acción. La mayoría de las películas de acción que triunfan en cartel se basan simplemente en un conjunto de personajes los cuales se acribillan a disparos y a explosiones durante toda la película, y para colmo, cuando en estas películas se intenta incluir una parte mucho más argumentativa o explicativa no termina de cuajar y acaba estropeando el film por completo. En este caso, los guionistas han sabido encontrar un equilibrio aceptable, entre los tiempos de lucha y los tiempos de narración, logrando una serie de altibajos durante todo su desarrollo, es decir, dicho vulgarmente, cuando empiezas a aburrirte de tanta palabrería empieza la acción, y cuando empiezas a cansarte de lo mismo de siempre empieza la argumentación. Aunque esto pueda parecer el pilar básico de esta película, en mi opinión, no creo que sea más que una rama del verdadero tronco del árbol, cuyo principio se basa en una durísima crítica y reflejo un tanto exagerado, entre la clase rica y la clase pobre.
Con esto se consigue identificar al espectador con los personajes y se logra uno de los ganchos de la película, “la lucha entre clases”.

En referencia, al párrafo anterior, no todo es alegría y felicidad en el mundo del guion, se pueden apreciar diversos errores o incongruencias. Lástima que esto sea una crítica y no pueda revelar dichos fallos, que a ojos de muchos serán invisibles o insignificantes, pero a ojos del espectador más avispado puede ser un error que te haga perder el hilo de la historia, o provocar preguntas sin respuesta en tu cabeza… Como dirían en televisión, estuvo cerca, pero aún le queda por mejorar.

Dicho todo esto, falta el tema estrella de la ciencia ficción. Los efectos especiales, cámara, iluminación y sonido. En este ámbito pocas veces se producen fallos en grandes producciones, y esta como no podía ser de otra manera, no ha sido la excepción. Un apartado técnico excelente y muy trabajado, seguramente este será el reclamo principal del público.

En conclusión, me gustaría acabar diciendo que en general es una película entretenida, pero que tampoco es nada del otro mundo, sirve para pasar un día en el cine y tener tema de conversación en el bar durante unos días.

Puntuación “Elysium” 7/10

Lo mejor:
Muchos estaréis en desacuerdo conmigo, pero para mí lo más interesante y lo que más me llama la atención es la lucha de clases sociales, la corrupción interna por el poder, y el egoísmo tan propio de la raza humana.

Lo peor:
Aspectos ilógicos que se distribuyen a lo largo de la película, con especial atención en su desenlace.