Crítica: Runner Runner




Runner Runner (Brad Furman, 2013)

Acción sin ritmo

Sinopsis:
Richie, un estudiante de Princeton, juega una partida de póquer online con la intención de pagar sus estudios. Descubre que ha sido timado y viaja hasta Costa Rica para enfrentarse con el magnate de juego online, Ivan Block. Éste seduce al estudiante para que se quede en el país latino y trabaje para él. Se establece entre ellos una relación de amistad fraternal que se va truncando conforme los planes del magnate van salpicando al universitario mientras que el FBI le presiona para que entregue a Block. 

Crítica: 

Si escuchas una voz dentro de ti no es tu conciencia, es el miedo. 

Pese a que las dos caras bonitas de Ben Affleck (Ivan Block) y Justin Timberlake (Richie) sean el mayor reclamo de la película, ésta tan solo tiene esto: dos caras bonitas. El primero debería dedicarse a escribir y olvidarse de la interpretación una temporada y el segundo, volver a su carrera musical. La película cuenta como un chico inteligente se deshace tanto del malo como de la policía llevándose la chica consigo. Tal vez la chica, Rebecca (Gemma Arterton) es la única que más o menos destaca, pero no llega a una interpretación brillante por mucho que lo intente. Para mi gusto, demasiado tópica. E increíblemente plana.

Vendida como una película de acción, luego descubres que le falta el ritmo. Vendida también como un drama, al verla eres incapaz de sentir nada. Como una película acerca del crimen se queda un poco corta. Se trata de un crimen de élite, llevado por internet por grandes estafadores que desgraciadamente traspasan la pantalla y existen en el mundo real. Pero al estar ubicada en Costa Rica, tratan de darle un gusto de mafia colombiana, pero se quedan infinitamente cortos. Pese a la presencia de elementos dramáticos, no acaban de poseer el peso que deberían y la película queda también plana en este aspecto.

Técnicamente convencional, con unos filtros azulados que enfrían el caluroso paisaje de Costa Rica, uno esperaba algo más de un filme de tanto presupuesto. Alguna gran escena de explosiones o persecuciones por el país paradisiaco... Pero no contiene nada de esto y el presupuesto parece dedicado a las fiestas de lujo que se dan a lo largo de la película. En ellas, los pocos movimientos brillantes de cámara aparecen. Pero bueno, que son muy pocos.

En conclusión, Runner Runner, es una película pensada para hacer dinero con un argumento basado en esa misma idea; hacer pasta gansa. Tanto los actores como la promoción de la película para estar orientada a esta idea, venden a dos estrellas masculinas y a una casi desconocida protagonista femenina con una historia que parece tan atrayente como un caramelo de café con leche. Luego, cuando te sientas en la butaca, te sientes estafado por la idea de la película que te habían dado.

Nota: 4/10
siguenos en : facebook