Crítica: "La vida secreta de Walter Mitty"




Buen intento Ben Stiller

  La vida secreta de Walter Mitty      


Sinopsis:

‘La vida secreta de Walter Mitty’ (2013), es un remake de la película del mismo nombre estrenada el año 1947, dirigida por Norman Z. McLeod e inspirada en un relato de James Thurber. Un empleado de la famosa revista Life, aburrido de su infeliz existencia se evade de ella imaginando que protagoniza grandes aventuras. Todo dará un giro cuando inspirado por una compañera de trabajo decide embarcarse en una aventura mucho mayor de lo que nunca soñó.

Crítica:


Ben Stiller (“Un loco a domicilio”, 1996 ) se embarca en su mayor reto como director, y lo hace con una mezcla entre fortuna y sopor. Y es que, en una entrevista reciente ha declarado que pretende ser recordado como alguien que intentó hacer buenas películas, este es sin duda el verbo correcto, pues la vida secreta de Walter Mitty, hay que reconocerlo, es un buen intento.

Que el estreno de la película sea el día de Navidad no es casual. A modo de cuento de navidad como podría ser “ Que bello es vivir” ( Frank Capra 1946), esta película habla de segundas oportunidades, de no desperdiciar el tiempo y de hacer aquello con lo que uno sueña. Mensaje positivo y campaña de navidad es un tándem que rara vez suele fallar. Y así, como si de un anuncio de Verti se tratara, a nuestro soñador protagonista todo el reparto le grita ¡despierta!, y vive en el mundo real, acaba con esas fantasías y hazlas realidad.
Lo decepcionante de todo esto, es que cuando el protagonista decide olvidarse de sus ensoñaciones fantasiosas y coger las riendas de su vida, la película cambia a peor. Walter Mitty pasa de ser un personaje de lo más anodino a el mismísimo McGyver en un abrir y cerrar de ojos.

A pesar de esto, y de algún modo, entre escenas con una fotografía absorbente, y otras de acción trepidante (que consiguen ser aburridas por repetitivas), a uno se le pone media sonrisa en la cara. Por otro lado, és de de Ben Stiller de quien estamos hablando. Hay momentos de humor redondos, de esos en los que se ríe la familia al completo en el cine.

Esta será, como no, la película de las navidades, esa que consigue que el día 25 las familias se levanten del sofá tras la comida y hagan cola en la entrada de cine. Para salir de él repletos de palomitas y satisfechos de su elección, que ha resultado ser fácil y positiva.

Y eso al fin y al cabo no es malo. Lo paradójico es, que esta vez el director no pretendía hacer una comedia más, quería ir más allá, dar un golpe de efecto. Incluso durante breves instantes creí ver algo que me hizo pensar en “Embriagado de Amor” ( Paul Thomas Anderson, 2002). Pero en su intento por hacer una película transcendental y humana, ha conseguido lo que parecía más difícil, ser tópico y aburrido ( solo a ratos).


Puntuación "La vida secreta de Walter Mitty"  6/10