Crítica "Guillaume y los chicos, ¡ a la mesa ! "



En busca de la identidad perdida






Sinopsis:

Guillaume y los chicos, ¡ a la mesa! (“Les garçons et Guillaume, à table” Francia, 2013), es una película autobiográfica basada en la vida de Guillaume Gallienne. Adaptación cinematográfica de una obra teatral, en la que se hace un recorrido por la vida del protagonista desde su niñez a la edad adulta, siempre acompañado por la figura de su madre.

Crítica:

Opera prima de Guillaume Gallienne, actor, director y guionista de este film, conocido por ser miembro de la Comédie – Française, principal compañía del teatro nacional Francés. Aclamado en su país por realizar la obra de teatro en forma de monólogo en la que él mismo interpretaba a todos los personajes, en la cual se basa esta película. Tras su paso por varios festivales la crítica ha llegado a compararle con Woody Allen e incluso con Billy Wilder, debido a sus dotes para la comedia, creatividad y originalidad.

El peso de la película recae sobre el propio Guillaume quien se interpreta tanto a sí mismo, como a su madre. Siguiendo el esquema ya usado en el teatro de monólogos y flashbacks, se hace un recorrido por los recuerdos de la infancia y juventud de Guillaume. Recuerdos tan cómicos como amargos, si tenemos en cuenta que estas son experiencias reales vividas por un joven en busca de su identidad sexual.

En modo de humor el autor hace una importante reflexión acerca de las etiquetas que la tanto la propia familia, como la sociedad adjudica a los niños. Los cuales crecen aferrándose a lo que creen ser, sin cuestionarse lo que realmente son. En un mundo en que las personas deben pertenecer a grupos cerrados para tener seguridad sobre sus propias vidas, se habla de la importancia de la diferenciación, la originalidad y el encontrase a uno mismo sin necesidad de compararse con el otro.


Una relación de mimesis con su madre y su forma de ser afeminada, contrastan con el resto de los miembros de la familia de Guillaume lo cual provoca un rechazo y una situación de incertidumbre,
cuando él rompe con las etiquetas impuestas. Desconcierto provocado por la necesidad de la sociedad de mantener a cada cual en su sitio, por lo que cuando alguien rompe con los esquemas nunca se sabe a que atenerse.

Preciosismo cinematográfico propio de la Comédie – Française en clave de humor, que deja con ganas de saber que será lo siguiente que podremos ver de Guillaume Galliene.




Puntuación “Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!” 7/10