Crítica de "Una vida en tres días"


Oda a los amores imposibles






Sinopsis 

Durante un largo fin de semana del verano de 1987 Adèle, una mujer recién divorciada y su hijo Henry, conocen en un supermercado a un hombre que les pide que lo alojen en su casa. Este resulta ser un fugitivo en busca y captura, que cambiará la vida de todos para siempre.

Crítica 

Una vida en tres días el último proyecto de Jason Reitman nos narra la vida de una divorciada con agorafobia y su hijo adolescente, en el momento en que se cruzan con un preso fugado en el caluroso verano de 1987. Un amor imposible es la base fundamental de todo drama romántico que se precie, esta película no podía ser menos, e incluso tiene aspiraciones de ser más. Por ello Reitman, en su intento por contar una historia de amor reducida a escasos días, comparable a Los Puentes de Madison (Clint Eastwood ), pone todos los mecanismos necesarios para los amores imposibles en el caldero, eso si ,con un resultado inverosímil. Encontramos pues el amor a contrarreloj, las cartas enviadas y nunca respondidas, el papel de los hijos como intermediarios, la limonada fría, el hombre sudoroso y los amantes fugitivos. Quizá el hecho tener a un preso a quien busca más de medio país en el porche de una casa a plena luz del día, no aporte mucha verosimilitud.
 Pero lo que parece prevalecer frente a todo, es el intento de crear este clima romántico y logar que el espectador empatice con la pareja desdichada. Si antes he comparado Una vida en tres días con Los Puentes de Madison, por su relación amor imposible / tiempo reducido. Quizá cabría apuntar como la película de Reitman bebe de las películas de amantes fugitivos (se nombra a Bonnie and Clyde en varias ocasiones), como por ejemplo Badlands (Malick) o la reciente Ain’t Them Bodies Saints (David Lowery). A parte de por el tema compartido, por el uso de la luz vibrante sobre los campos, los flashes de recuerdos, la mujer que espera etc... Pero a diferencia de estas, algo falla en Tres días de una vida. El reparto que consta de Kate Winslet, Josh Brolin, así como el joven Gattlin Griffith resulta muy efectivo, quizá pues, se trate de que la historia en sí resulta un tanto manida.

Es esta, una película que necesita de un espectador un poco naif y muy entregado par poder ser disfrutada. Jason Reitman se aleja de la ironía y el humor negro que caracterizaron su Juno y Up in the air , para enfrentarse de lleno con el melodrama romántico, y lo hace sin pena ni gloria. Puntuación “ Una vida en tres días” 6/10