Crítica: "Mi otro yo"


MI OTRO YO

O lo mismo de siempre






Sinopsis:

Fay (Sophie Turner) es una adolescente feliz, hasta que a su padre le detectan una enfermedad mortal y todo comienza a derrumbarse en su vida. Acosada por una compañera de clase y por sus problemas familiares, comienza a sentir que algo o alguien la persigue y no parece tener muy buenas intenciones hacia ella.



Crítica:


La directora de “Mi vida sin mí” o “Elegy”, Isabel Coixet se enfrenta en esta ocasión al thriller psicológico de adolescentes con su nueva película ”Mi otro yo”. Pero pese al título de la misma, la directora no se aleja de se sus temas habituales ni de los mecanismos clásicos del terror al ponerse tras la cámara de esta coproducción entre Reino Unido y España.

Si bien, la directora catalana no se había enfrentado nunca al genero del terror, es evidente que conoce todos los mecanismos que en él se han ido usando para crear la ambientación lúgubre que necesita esta historia de dobles identidades. El uso de los ruidos y música que se eleva, los espejos y cristales para observar el reflejo del extraño que persigue, los objetos que se mueven, las luces que tintinean etc.. están sobre explotados en la cinta haciendo patente su falta de originalidad, a pesar de la calidad de la fotografía y la banda sonora (especialmente el tema compuesto por Richard Hawley “You haunt me”).

La enfermedad terminal que provoca el drama familiar es el eje de toda la filmografía de la directora, por lo que tampoco podía faltar en esta ocasión. Esto provoca que pese al tema (que aunque explotado resulta interesante) y la acumulación de cliches la película, no consiga sino ser una adaptación de la novela para adolescentes de Cathy MacPhail, con intereses únicamente comerciales. A este fin, ayudará sin duda la presencia como protagonista de Sophie Turner, la actriz conocida por interpretar a Sansa Stark en la serie de HBO Juego de Tronos, y algunos otros miembros del reparto como Leonor Watling, Rhys Ifans, o Geraldine Chaplin como vecina de la familia con gusto cinematográfico y referencias a “Luz de Gas” (1940) incluidas.




Puntuación: 4/10