CRITICA FOXFIRE



FoxFire






Sinopsis:


En los años 50, un grupo de chicas en una pequeña ciudad del estado de Nueva York deciden formar una banda cansadas de ser maltratadas por la machista sociedad en la que viven. Con espíritu intrépido comenzarán a vivir según sus propias normas y vengarse de todos los que las hayan infravalorado, hasta que sus ideales entran en conflicto con la realidad en la que viven.



Crítica:


Laurent Cantet aclamado director de “La clase” (2008) retoma temas como la educación, la juventud, la rebeldía y la política en su última película “Foxfire: Confesiones de una banda de chicas”. La película, basada en la novela “Puro Fuego”de Joyce Carol Dates, nos traslada a Estados Unidos en los 50 donde un grupo de amigas deciden formar una banda para luchar juntas contra las injusticias a las que son sometidas.

El cambio de escenario de una pequeña clase de los suburbios franceses a un gran rodaje en inglés en Canadá, hace notar que pese a ser una película con eminente sustrato social tal y como nos tiene habituados, Laurent Cantet se ha enfrentado a un gran reto como director. Fiel a su idea de mostrar a su público la complejidad y la diversidad de la realidad que vivimos, Cantet establece un puente con el presente hablando del pasado. Película de época que no está tratada como tal, ni por la forma ni por las actitudes de los personajes y que pretende como sus anteriores films hablar del grupo y del lugar del individuo dentro de él.

Comunismo, derechos sociales de los trabajadores, libertad de la mujer, homosexualidad... son el telón de fondo para hablar de un grupo de adolescentes marginadas por no encajar en un mundo que no comprenden y cuyos mandados no comparten. Raven Adamson y Katie Coseni, quien ganó la Concha de plata a la mejor actriz en el festival de San Sebastián por este papel, encabezan este logradísimo reparto en el que ninguno de los actores era profesional como es habitual en el cine de Cantet.

Pese a todo esto y teniendo en cuenta la contundencia de su anterior film “La clase”, Foxfire se pasa desde el minuto 90 hasta el fin de la misma (dura 140 minutos), dando palos de ciego en múltiples direcciones. El hecho de querer abarcar tantos temas y personajes, convierte la película en un cúmulo de acontecimientos para llegar a un final a modo de flashback, abierto y libre a la interpretación, que no convence y casi decepciona por lo que podría haber sido y no es.



Puntuación: 6/10