CRITICA“The Revenant” de Alejandro González Iñárritu


Por Patricia Zapico López

El hombre que resucitó al mismísimo Michael Keaton de entre las sombras de Batman y que se llevó cuatro estatuillas con “Birdman or The unexpected Virtue of Ignorance” el año pasado, apuesta todo en una historia conmovedora basada en el folclore de los Estados Unidos.
Bien sea por el éxito que cosechó en 2015 o por la predicción sobre que Leonardo DiCaprio se llevaría el Óscar por este film, “The Revenant” ha venido anunciándose a voz en grito semana tras semana hasta la fecha de su estreno.
Iñárritu se sumerge en la América salvaje del año 1823 de la mano del explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) un conocido explorador que viaja junto a su hijo mestizo trabajando como guía para una expedición de tramperos que recolectan pieles. Tras continuados ataques por parte de una tribu de indios autóctona, Glass resulta gravemente herido por el ataque de una osa y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Todo apunta a un final inminente pero la fuerza de voluntad del explorador y su energía interna, conseguirán que renazca y se enfrente a un territorio lleno de complicaciones, durante un terrible invierno colmado de tormentas de nieve.


Esta épica aventura supone en cada uno de sus fotogramas un alarde de precisión técnica, donde los silencios unidos a paisajes intencionadamente buscados, se convierten en auténtica poesía. Nada que ver con el ritmo frenético de “Birdman” a pesar de lo que pueda parecer. Pero su pausa, no se transmite como algo tedioso, sino como una necesidad de comprender cada momento. Y es que nos transporta al estado más primigenio del ser humano,—el hombre y el medio—, donde todo lo que pueda ocurrir llega a tildarse de sublime.
El diálogo película-espectador es continuado, Iñárritu busca canalizar las sensaciones experimentadas por el protagonista hacia nosotros mismos; ya que lo de menos en este film es el guión. Tristeza, soledad, dolor, frío intenso, odio, sed de venganza… un coctel de emociones que solo podían ser las más extremas de la vida. Un auténtico calvario que llega a molestar, porque la crudeza es tal, que prácticamente obliga a apartar los ojos de la pantalla.
Obviamente nada de esto sería posible sin la majestuosa actuación de un Leonardo DiCaprio en su madurez profesional que, por si quedaba alguna duda, afianzando la idea de que ningún registro es un problema para él. Después de haber sufrido larguísimas grabaciones en las condiciones más adversas posibles, cada gesto y mirada rezuman veracidad. Por su parte, Tom Hardy, actor cada día más valorado por la crítica, aporta la idea del hombre superviviente en otros conceptos de la vida, casi rozando la teoría de la selección natural de Darwin; sus reacciones viscerales le terminan convirtiendo en el antihéroe de la historia, con cicatrices tanto en el cuerpo, como en el alma.
No os engañéis, “The Reventant” es todo lo contrario a lo que pensáis que vais a ver cuando vayáis al cine, es un proyecto mucho más ambicioso que no necesita de la acción exacerbada para lograr emanar desasosiego.
Independientemente de críticas buenas o malas, “The Revenant” ya es la película del año…


gracias a revistasala1.com