CRITICA ‘Los Hombres Libres de Jones’, de Gary Ross



Por Javier Ruiz del Pozo
Gary Ross (‘Pleasentville’, ‘Seabiscuit’, ‘Los Juegos del Hambre’) lo tenía en mente desde hace mucho.
Según declaraciones del propio director, dirigir ‘Los Juegos del Hambre’ fue la experiencia mas divertida de su carrera, pero eso no interfirió para que durante el rodaje de la misma no se quitara de la cabeza dirigir la cinta ante la que nos encontramos.
En cada escena que rodaba con Katniss Everdeen, cada localización que pisaba con el quipo de rodaje, le hacía ver cada vez con más claridad la posibilidad de llevar por fin a cabo el proyecto de ‘Los Hombres Libres de Jones’.  Era un proyecto tan personal que le supuso renunciar a la dirección de la segunda entrega de ‘Los Juegos’ -además de por culpa de los apretados horarios para poder terminar su producción-.
No es una historia más sobre la Guerra Civil. Estamos ante la historia real de Newton Knight, granjero sureño que se ¿ofreció voluntario? a luchar en la Guerra de Secesión americana como enfermero. Ante la gran cantidad de muertes, injusticias a causa del conflicto, y la aprobación de la Ley de los 20 Negros –por la cual un propietario de 20 esclavos o más quedaba automáticamente libre del servicio militar-, decide desertar y, con ayuda de otros granjeros y esclavos locales, lidera un levantamiento contra la Confederación con el fin de convertir el Condado de Jones (Mississippi) en un Estado Libre.
THE FREE STATE OF JONES
Siempre fue una historia controvertida. Hay historiadores que que tachan a Knight de criminal, otros de héroe; además de su extraña vida amorosa y familiar –fue el primero en casarse con una mujer negra, cuando la ley lo prohibía-. Fueron motivos más que suficientes para tentar a Gary Ross a realizar la película. Eso y que muy pocas películas habían hablado sobre que ocurrió después de que terminase el conflicto.  Consultó a profesores de Universidad, historiadores, leyó libros y más libros sobre el tema…con la intención de dar la visión más objetiva y cercana a la realidad posible.
Nos enfrentamos a una cinta muy completa en todos los sentidos. Matthew McConaughey – que se vuelve a encontrar con Jacob Lofland desde ‘Mud’- nos ofrece una interpretación correcta, auténtica y visceral, que junto con una Gugu Mbatha-Raw a la que hay que seguir la pista, cargan con una buena parte del peso del filme, aunque eso no quiera decir que el resto del elenco no esté a la altura, ni mucho menos.
El Diseño de Producción, un montaje bien llevado, una realización firme –Ross, al contrario que con ‘Los Juegos del Hambre’, se toma su tiempo, sabe dónde colocar la cámara, qué mostrarnos y cómo- y una fotografía muy natural, elegante y sencilla a la vez, la convierten en una película entretenida, respetable en muchos sentidos y haciendo que sea una de las mejores opciones de la cartelera actual.
FOTO 2 Hombres Libres Jones
Es importante mencionar el guión, donde podemos ver claramente dos arcos argumentales distintos -junto con una historia paralela a ambos que tiene lugar 85 años después. Gary Ross –que desde el principio tenía claro que no ofrecería la típica película de héroe hollywoodiense- arriesga con un planteamiento que puede hacer que el espectador espere algo que nunca termina de llegar, ya que una vez alcanzado el clímax del primer acto, el segundo no termina de llegar y pierde intensidad con respecto al primero. Sin embargo, Ross con esto no deseaba otra cosa sino transmitirnos la idea de que la terminación de la Guerra no supuso un punto y aparte en la historia de Estados Unidos, no supuso el cese de la violencia, la esclavitud o las rebeliones en el sur –la de Newton Knight no fue la única-. No hay final feliz. Quiere decirnos que a día de hoy, ya en pleno siglo XXI, todavía quedan secuelas de una herida que nunca ha terminado de cerrarse. Concepto atrevido, que seguramente levantará alguna que otra ampolla, pero es que estos propósitos sólo se tienen cuando un proyecto se adueña del corazón y de tu cabeza.