El otro guardaespaldas



En la película, el mayor agente de protección del mundo (Reynolds) tiene un nuevo cliente: un asesino a sueldo (Jackson) que ha venido del frío. Ellos han estado en los extremos opuestos de una bala durante años y se odian entre sí. Pero ahora están juntos y tienen 24 horas para llegar a La Haya, donde tendrán que testificar contra un dictador asesino de Europa del Este (Oldman).